lunes, 28 de noviembre de 2016




 Las noches en soledad, donde se te clavan las agujas del reloj, como alfileres...como anzuelos lanzados a la esfera del tiempo, atrapando segundos, durante horas...dejando escapar minutos malgastados...coinciden desamparos, compañías que fueron y ya no son...Y le cantas a la luna, para que no se oculte, apenas unos instantes, tras esas nubes que van de paso. Y es que en la noche parece que todo es más intenso. La soledad hace del silencio una tortura, la fiebre sube más por las noches, el amor se goza de una manera más vehemente, por las noches las musas están mas entusiasmadas, también por las noches se incrementan las esperanzas de un nuevo amanecer... 

Rai©

No hay comentarios:

Publicar un comentario